Tiempo de Mujeres

Esta semana ha sido muy pero que muy productiva.

Tras la caída de las temperaturas llegó mi momento de viajar a Madrid para aventurarme en un mundo nuevo lleno de razón.

La discriminación más grande de la historia ha sido la que se le ha hecho a la mujer y parece que el golpe de feminismo que se ha dado sobre la mesa ha sido contundente y ha animado a muchas mujeres emprendedoras a dar el paso definitivo hacia sus sueños.

Apoyada fielmente por la revista Women’s Health, el foro “Tiempo de Mujeres” marca el momento en el que se acabaron, para nosotras las Mujeres, los prejuicios. Llegó el momento de dar la nota para demostrar que nuestra opinión es tan válida como cualquier otra.

El pasado martes 30 de octubre  todo un auditorium vio cómo y de qué manera lo estamos consiguiendo.

Queda una idea, y no es la de superar al hombre, sino  la de llegar a que todas las opiniones y oportunidades tengan igual importancia y valor sin tachar a nadie, mucho menos a una mujer por el mero hecho de serlo.

Me encantó y me cambió, me impulsó, “Tiempo de Mujeres” es 100% recomendable, así que si os surge la oportunidad no lo dudéis. 

Se trata de un  foro nacional dónde se defiende el poder de la mujer para poder liderar sin prejucios, de manera competente y válida, sin miedo de ser discriminada, sin miedo de ser madre, sin miedo de conciliar casa y trabajo, sin miedo y punto.

En este foro, mujeres escepcionales de la talla de Eva Lewi, Mercé Brey, Sandra Barneda, Silvia Fores, Paula Fernández Ochoa, Mónica Mendoza, Mónica Martínez, entre otras valientes, abrieron camino y dieron la cara animando a dar voz a todas aquellas mujeres que quieren destacar con orgullo y derecho. El orgullo de ser mujer, de ser vulnerable pero fuerte, sin renunciar a nuestra feminidad.

Los tiempos cambian y tenemos que entenderlo. Ha llegado el momento de hablar, de hacer todas aquellas cosas que suponían ser de hombres.

Chicas, ha llegado el momento de superar los prejuicios para superar las barreras impuestas por la sociedad, pero también por nosotras mismas.

Llegó el momento de dejar de asfixiarnos en un mundo de hombres para alcanzar de una vez por todas aquello que es de todos, la libertad.

Especial atención puse en escuchar la mesa redonda que proponia el deporte y la actividad física como fuente de inspiración en la que volcar marcas personales, trabajar por alcanzarlas y acabar superándolas. 

De este modo aprenderemos a sentirnos más fuertes, más independientes y más poderosas. 

Dejemos de limitarnos, utilicemos nuestra sabiduría femenina, nuestra  intuición y nuestra emoción para romper moldes, para llegar lejos y volar sin miedo.

PD: Repite conmigo: “Yo valgo mucho”. 

 

No Comments

Post A Comment

EnglishSpanish