Trabajar y recuperar el abdomen tras tu parto o cesárea:

Hola chicas, hoy quiero hablaros de los cambios que se producen en el abdomen tras el parto y os daré algunos consejos para que os recuperéis rápidamente.
Veréis… después del parto el abdomen se encuentra como un globo deshinchado. Pensamos que no vamos a recuperar nunca nuestra figura pero… y si te digo que no siempre es así…
Por supuesto están las típicas suertudas que dicen… “yo me quedé fenomenal” …bien eso no es lo que suele ocurrir pero puede ocurrir. A todas esas craks de la genética y la naturaleza del mundo decirles que no hace falta que leáis este artículo.
Sigamos con el globo deshinchado…


Nos encontramos con un tejido que lo ha dado todo durante un periodo breve (porque 6 meses no es nada y hasta los 3 meses no sueles tener mucha tripilla)
La piel está flácida, a veces estriada, con la línea alba marcada, los músculos abdominales que ya no saben para dónde deben ir, el suelo pélvico ha perdido tensión … en fin, que hemos que colocar todo aquello en su sitio.
Consejos a seguir:
1- Dar de mamar:
No penséis que soy una firme seguidora del amamantamiento pero sus beneficios son la leche… nunca mejor dicho.


Por ejemplo… hablemos de las calorías: aproximadamente una mujer no embarazada come entre 1500 y 2000 calorías (pero llamémoslo X), durante el embarazo el cuerpo nos pide comer y solemos ingerir unas 300 calorías más de lo normal… (“he dicho solemos”). Eso quiere decir que una mujer embarazada necesita más calorías que una mujer normal.
Tras el parto y el inicio de la lactancia retomamos nuestra normalidad alimentaria y debemos tener en cuenta que cuando damos de mamar quemamos calorías. Eso nos explica porque la mujer que amamanta pierde peso tan rápidamente… ¿sabéis que llegan a perder un kilo por semana?    

Además en el momento en el que amamantan a sus pequeños el suelo pélvico (músculos del pipí y alrededores para las menos entendidas) se contrae y por tanto vuelve a ser el que era más rápidamente.
Dar de mamar tiene otros muchos pro y contras pero estamos hablando de recuperarnos.
2- La línea alba: esa línea negra que va desde el pubis hasta el ombligo y más allá!
Puede que salga o no. Lo cierto es que la locura hormonal que llevan las embarazadas hacen que la melanina se encargue de pigmentar algunas zonas de la piel en exceso.  Una vez aparece podemos decir que la línea alba va por libre (si puedes no la expongas al sol), lo normal es que desaparezca al año y de forma natural. También deciros que a veces se queda y no se acaba de ir del todo pero eso es poco común.
3-  El famoso suelo pélvico:
A ver, tanto si habéis parido de forma natural como si no hay que reforzar el suelo pélvico.
Algunas habréis tenido hasta perdidas de orina al reír o al estornudar, eso es algo muy incómodo y evitable y corregible. De todos modos es muy importante que se lo comentéis a vuestro ginecólogo para que lo tenga en cuenta y os haga un seguimiento.
Mirad, el suelo pélvico está compuesto por varias pequeñas agrupaciones musculares que soportan el peso de los órganos viscerales. Con el peso del embarazo tiende a y cargado y a destensarse. Es como un fondo de bolsa de supermercado muy cargad
a… que se puede llegar a dar de si.
Para evitar que se produzca hemos de reforzar las capas musculares… ¿cómo? Haciendo ejercicios que nadie notará 😉 sólo tú. Se llaman ejercicios Kegel, os dejo un video explicativo ¿vale?

VIDEO

4- Recuperar mi tripa:
Ante todo no desesperarse… paso a paso vamos a ver como ir recuperándola.
Me diréis… yo he engordé más de 15 kilos, yo 20… eso ya pasó, destraumatízate y dale caña que empezamos.
a) Importante siempre una alimentación controlada, comida variada y sana sanísima, dieta Mediterránea, reduciremos azúcares (se acabaron los heladitos y el chocolatito unos meses ¿sí? y beberemos mucho agua.
*no os obsesionéis con la pérdida de peso… poco a poco y bien es lo mejor! Además necesitáis reservas si estáis amamantando… recordad que el objetivo más importante es tonificar.
b) Aquí hay dos grupos de vosotras:
–       Las de Cesárea
–       Las de parto Natural
y vamos a hacer 2 fases:
–       Recién paridas
–       Las que ya ha pasado un tiempo prudencial   
CESÁREAS… empiezo con vosotras

Recién paridas


Pensad que tenéis una incómoda cicatriz que hay que curar. Mientras el médico no nos de permiso no vamos a trabajar el abdominal, lo que sí podemos hacer es iniciar la pérdida de peso. Podemos ir a dar largos paseos a un ritmo activo de 30 – 40 minutos solas o con el carrito. Recomiendo que estiréis 5 minutos los grupos musculares de las piernas (mantened 18 seg cada estiramiento) eso ayudará a sentir que todo vuelve a su sitio. Durante el paseo elegid una distancia de unos minutos en la que a la vez vayáis haciendo contracciones del suelo pélvico… ejemplo: entre el edificio de Gesa y el Restaurante Italiano. 
Pasado un tiempo

Pasadas unas semanas llegará un momento en el que os sintáis más seguras y con menos dolor en la cicatriz (ante la duda preguntad al Dr.). Es en ese momento cuando tenéis que darle caña a unos ejercicios llamados Isométricos (el músculo trabaja pero no se mueve) buena ayuda la pelota gigante o fitball. Poca movilidad y tonificación es el secreto. Progresivamente seguiremos con ejercicios de Pilates (trabajan todas las capas del cinturón abdominal). Y progresivamente y poc a poc iniciaremos los clásicos ejercicios abdominales. *** Atención! Cualquier ejercicio que realices deberás tener en cuenta que estás apretando la musculatura del suelo pélvico… por favor no te olvides.
De PARTO NATURAL

Recién paridas

La suerte de haber parido de forma natural es que vuestro 
abdomen no presente cicatriz alguna. Puede que la gran mayoría de vosotras hayáis llevado puntos… algo sin duda también muy incómodo.
El tiempo que debéis esperar lo debe decir vuestro ginecólogo. Pero es posible que tan pronto como os quiten los puntos podáis iniciar largos paseos de 30- 40 minutos concentradas en mantener un buen ritmo.
Una vez el ginecólogo os de luz verde podéis iniciaros en el trabajo de los ejercicios Kegel, perfectamente combinables con un buen paseo.
En vuestro caso podéis iniciaros en el trabajo de ejercicios abdominales isómétros con fitball de manera progresiva. También podéis iniciar ejercicios de pilates eso sí con un número muy bajo de repeticiones.


Pasado un tiempo

Pasadas unas semanas llegará un momento en el que os sintáis más seguras y preparadas para darle caña. Continuaremos con los ejercicios Isométricos (el músculo trabaja pero no se mueve) y con la pelota gigante o fitball. Poca movilidad y tonificación es el secreto de los ángeles de Vitoria Secret ¿lo sabias?.

                                    «no la odies»

Progresivamente seguiremos aumentando la intensidad y las repeticiones de los ejercicios de Pilates (trabajan todas las capas del cinturón abdominal). Y progresivamente nos iniciaremos los clásicos ejercicios abdominales trabajando rectos (inferiores importantes), oblicuos.
*** Especial Atención! Cualquier ejercicio que realices deberás tener en cuenta que estás apretando la musculatura del suelo pélvico… por favor no te olvides. 

¡Os quiero a tope!

Dedicado a mis grandes amigas Bárbara y Patri;)

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

EnglishSpanish