Ralentizar el envejecimiento con ejercicio

Deporte, el secreto de muchos para alcanzar la eterna juventud

Maribel Verdú, Paula Echevarría, Pilar Rubio, David Guetta, Brad Pitt, Leonardo Di Caprio… Todos son popularmente conocidos y tiene un factor común… todos son mayores de 40 años.

Es curioso como, en los últimos años, hemos apreciado como algunas personas o súper personas, muestran tener una apariencia física única a partir de los cuarenta. Una apariencia probablemente mejor que la que tenían a los 20 o a los 30… y es que se ha demostrado que el paso de los años no está reñido con el cuidado de la apariencia física y lo más importante, la juventud.

Para poder empezar este apartado lo más importante es definir el término que queremos combatir, el envejecimiento. 

El envejecimiento en si, es un término complicado de explicar, una parte más de la vida, que forma parte de nuestro ciclo natural. 

Tras el nacimiento y el crecimiento se inicia la fase de madurez a la que le sigue el envejecimiento progresivo.

El envejecimiento no empieza en el mismo momento en todos los individuos, es decir, a pesar de ser una misma etapa, no tiene porqué darse a la vez ni tener la misma velocidad en todos nosotros.

Hablamos de envejecimiento como un término biológico, físico y psicológico en el que los órganos de nuestro cuerpo empiezan a dejar de funcionar tan activamente. No se puede tratar el término de manera general o de manera negativa. Hemos de tener en cuenta que cada persona inicia y progresa en este proceso de manera acorde a su estilo de vida, y que envejecer tiene también una parte positiva, ya que aporta experiencias, valores y puntos de vista muy interesantes de cara a la sabiduría de las personas.

El secreto de la eterna juventud:

El hecho de que los órganos del cuerpo de un ser humano inicien el proceso de ralentizarse supone el inicio de la aparición de molestias, incomodidades o enfermedades. Por o tanto, aquí hay un tema interesante a debatir, ¿qué tendríamos que combatir, las enfermedades o el envejecimiento?

Esto nos indica que quizás atacando la raíz del problema se ahorrarían muchísimos esfuerzos en el mundo de la salud y a medicina. Atrasar el proceso de envejecimiento y oxidación aportaría mayor calidad de vida y longevidad a los individuos y, aunque por el momento no existe la píldora de la vida eterna, sí existen métodos para ralentizar este proceso cronológico y la aparición del mismo.

Mejora de la calidad de vida y del bienestar:

Podemos sentirnos más jóvenes, mejor apariencia física, con mayor cantidad de energía, mayor vitalidad, mayor felicidad y capacidad de disfrute y goce de la vida. Para conseguir frenar el proceso del envejecimiento e incluso rejuvenecer las mitocondrias (encargadas de energy) podemos volvernos activos y hacer ejercicio físico, ya que se ha demostrado que es la mejor de las píldoras que existen.

Obviamente no es la única, ya que hay otros factores claves perfectos para frenar la oxidación metabólica: Dormir 8 horas y recargar pilas, tener buenos hábitos de alimentación comiendo únicamente lo que nuestro cuerpo necesita, reducir el estrés, etc.

Pero nos vamos a centrar en el de la actividad física, ya que un estudio realizado en Marzo del 2015 por la AMERICAN COLLEGE SPORTS MEDICINE, 

Fuente: https://journals.lww.com/acsm-msse/Fulltext/2015/03000/Physical_Activity,_Fitness,_Glucose_Homeostasis,.8.aspx 

demostró que, en gemelos idénticos (que comparten el mismo ADN), los individuos que practicaron ejercicio durante 3 años se conservaban mucho mejor que los que no realizaban ejercicio.  No sólo a nivel físico, sino en cuanto al nivel biológico, celular y de la actividad cerebral.

Se trata de un estudio muy pequeño con una muestra no muy amplia y de una duración de 3 años que sin duda nos puede animar a movernos más.

– Los individuos deportistas, más activos, mostraban un nivel menor de oxidación celular, menor nivel de estrés, mayor calidad de vida emocional, menor nivel de enfermedades o alteraciones cardiovasculares, menor nivel de sobrepeso, mejor apariencia física. Menor degeneración de los telómeros cromosómicos.

      • Los que no realizaban actividad, se mostraban más propensos a las molestias físicas, padecían más enfermedades, su apariencia física era peor y su calidad de vida peor mostrando un nivel de agotamiento físico y mental mayor que en caso de sus hermanos.

¿Cómo hacerlo?

Ahora bien, cuáles son las recomendaciones que hago como entrenadora. Bajo mi punto de vista debemos mantener una vida activa, dejar atrás las comodidades físicas, desplazarnos caminando o en bicicleta, subir y bajar escaleras, practicar 3 o 4 días de ejercicio de una hora de duración. 

El tipo de ejercicio que debemos realizar, ejercicio cardiovascular que mejore el funcionamiento de nuestro sistema cardio- respiratorio y el transporte de oxígeno.

HIIT, para potenciar la aceleración metabólica y mejorar la funcionalidad mitocondrial. Ejercicios de fuerza y tono muscular, para aumentar la densidad ósea, mantener unos huesos resistentes y fuertes y una estructura muscular tonificada y densa.

Porque sintiéndonos bien por dentro se nota por fuera. ¿Te animas?

No Comments

Post A Comment

EnglishSpanish